Sin categorizarEl fucking master of the taps: 5 soluciones a problemas comunes cuando pinchas cerveza artesanal en tu tirador

noviembre 30, 2016by Espiga0

Controla tu tirador y tus cervezas: ¡no te desesperes, cuando lo domines te sentirás como el fucking master of the taps!

Pero para ello debes superar los 5 puntos críticos con los que te puedes encontrar:
  1. Cambio del barril
  2. La presión del gas
  3. Poca espuma
  4. Mucha espuma
  5. Obstrucción en el circuito

Empecemos por el principio, el cambio de barril:

  1. Despinchar el cabezal del barril
  2. Pincha el cabezal en una tanqueta de agua o solución de limpieza para que circule por dentro del circuito y así eliminarás los posibles restos de levadura del final del barril, y también eliminarás los malos gustos.
  3. Recuerda despichar la tanqueta que utilice para limpiar…
  4. Pincha un nuevo barril.
  5. Sirve los primeros litros (¡al principio saldrá agua de la limpieza anterior, después escupirá espuma y al final saldrá el oro nuevo!)

La presión de gas, un dolor de cabeza habitual:

  1. Ten siempre a mano una bombona de CO2 de repuesto.
  2. Comprueba que no haya fugas de CO2 en el circuito.
  3. Establece la presión de servicio con el regulador. Normalmente la presión se sitúa entre 2 y 2,5 bar. Lo ideal es tener un regulador por barril para poder ajustarlos uno por uno.

Poca espuma, cuando un barril tiene muy poca espuma puede ser por culpa de:

  1. Que la cerveza salga demasiado fría, tienes un problema con el sensor del equipo de frío.
  2. La presión del gas para el barril es demasiado alta, sigue estos pasos:
    1. Baja la presión a 1,5 bar.
    2. Despresuriza el circuito si tienes pinchado un barril Keykeg.
    3. Vuelve a servir la cerveza.
  3. La cerveza está muy poco carbonatada, repite los pasos que tienes encima.
En caso de no poder solucionar el problema, se llega a la conclusión de que la cerveza está demasiado poco carbonatada y no es apta para servirla.

Mucha espuma, cuando un barril tiene mucha espuma puede ser por culpa de:

  1. La cerveza sale demasiado caliente, asegúrate de tener el tirador bien conectado a la corriente, si no es esto, tienes un problema con el sensor del frío, el compresor o el ventilador que hacen que no se enfríe lo suficiente la cerveza.
  2. La presión de gas por el barril es demasiado baja:
    1. Sube la presión de regulador a 3 bar.
    2. Vuelve a servir.
  3. La cerveza está muy carbonatada, repite los pasos anteriores o descarbona la cerveza.
Descarbonatar la cerveza:
  1. Cierra la entrada de CO2 en el pinchador del barril.
  2. Despresuriza el barril tirando del eslabón del pinchador.
  3. Abre el grifo y espera unos 40 minutos a que el barril pierda presión.
  4. Abre la entrada de CO2.
  5. Vuelve a servir y comprueba si se ha solucionado el problema.
En caso de no poder solucionar el problema, se llega a la conclusión de que la cerveza está demasiado carbonatada y no es apta para servirla. Para prevenir esta situación, almacena los barriles a una temperatura máxima de 12 º, 4 º sería la temperatura recomendada, incluso cuando los tenemos pinchados y sirviendo debemos procurar mantenerlos a una temperatura baja. Muchas veces se sitúan los barriles junto al compresor y el ventilador del equipo de frío, que es una fuente de calor, lo que provoca que el barril pueda tomar temperaturas altas, incluso en invierno. En caso de no tener un lugar adecuado donde almacenar correctamente los barriles, nos arriesgamos a alterarlos, cabe recordar que la cerveza artesana no está pasteurizada y, por tanto, es un producto vivo altamente susceptible a los cambios de la temperatura exterior.

Obstrucción del circuito.

La cerveza artesana puede presentar sedimentos en los barriles, en ocasiones este sedimento puede obstruir los circuitos de tu tirador. Sabrás que tienes una obstrucción cuando abras el grifo del tirador y sólo te salga gas o escupe espuma. No te preocupes, todo tiene solución:
  1. Haz pasar por el circuito una solución de limpieza a 3-4 bar a presión. Si cada vez que cambias el barril, limpias el circuito, tendrás menos puntos de que éste se obstruya.
  2. Si esto no ha tenido suficiente, sólo te queda desmontar el serpentín y hacer pasar una solución de limpieza caliente a presión por su interior.

¿Ahora ya estás listo para enfrentarte con cualquier tirador y cerveza? ¡Ya eres el fucking master of the taps!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *